martes, 24 de enero de 2012

Cómo estar con un zombie

¡Hola! Sí, estaba perdida, y no vuelvo por que se me ocurrió, sino que vuelvo porque algo me dio asquito, y encontré que era bueno contarlo.

En fin, los saludos correspondientes, los quiero mucho y blá. Por cierto, ahora soy una mujer casada para que, todos aquellos y aquellas que querían algo conmigo, sepan que vamos a tener que hacerla más piola.

Pero bueno, a lo que nos convoca este blog.
¿Saben lo que es “Warm bodies”? Ojalá que sí. Y para los que no sepan, es una película que trata sobre una humana y un zombie, que se enamoran. Si quieren detalles técnicos y críticas serias, vaya a otros sitios como blog de cine, porque aquí  vamos a hablar de otra cosa.

Yo tengo entendido (y corríjanme si me equivoco), que los zombies son como humanos, pero en estado de putrefacción.  Así como que se les cae la piel, y son asquerosos. Bajo ese punto de vista, ¿qué puede tener de agradable darle un beso o intimar (término de señora casada), con un zombie?

Partamos con lo inocentón. Los olores humanos. Todo sabemos que somos hediondos. Y el que trate de hacerse el fino, que no sea cínico; todos podemos oler ala, a campeón, a rodilla, a mar, o como quiera ponerle en caso de que no reguemos las flores de vez en cuando.

Un ser que, vive en estado de putrefacción, que no cuida su higiene personal, que con suerte se acuerda de lo que es un cepillo de dientes…Es un mal prospecto. Más de alguna (sobre todo en la etapa adolescente, en donde la promiscuidad no tiene límites…) hemos deseado darle a la persona que nos acompaña la buena mentita o el chicle. El asunto es que, no creo que un zombie acepte la mentita en cuestión. Es más, creo que está más pendiente del cerebro de la persona que ofreció la mentita, que en el dulce.

Por otro lado, la cosa no es llegar y tirarse a meterle la legua en la garganta a alguien. O sea, se puede hacer, pero esas personas suelen llamarse pervertidos o violadores (no es que meterse con un zombie sea muy cuerdo, pero bueno…), así que viene el momento del coqueteo.

¿Qué puede decir un zombie que den ganas de darle un beso? ¿“Wraaaaaa”?.... Si a alguien le prende eso, es porque tiene un conflicto serio.

Como sea, si nuestros escrúpulos no tienen límites y nuestro nivel de desesperación por acercarnos a otro ser vivo está entre escoger el perro de nuestra casa o el zombie, viene el siguiente paso.

Ya nos hicimos el estómago pa’ darle un par de besitos al compadre, y ya estamos en la hora en la que las manitos no son suficientes. La previa terminó y, aunque puede ser solo para prohibir que el zombie no nos coma y nos deleite con una noche de sexo inolvidable, hay problemas presentes.

Hay posiciones “amorosas, en las que una parte del cuerpo de un hombre tiene que estar en sentido contrario a la fuerza que nos mantiene en la tierra. Imagínense cómo será eso para alguien que se le puede quitar un brazo de un tirón,  y eso que ya un ser humano normal tiene que retar a la gravedad.

Por tanto, la primera opción es que tengamos ganas de quedarnos con un “regalito” de nuestro querido hombre, literalmente fundido en nuestro cuerpo (algo realmente cerdo), o rezarle a todos los dioses para que todo quede en su lugar. O en su defecto, podemos agarrar guincha de embalaje y pegar bien la cosa a la ingle del prospecto antes de realizar el acto. Y para no matar las pasiones, se puede hacer un “baile de la guincha”, así como el del caño, pero enfocado en embalar al otro.

Y los hombres también tienen porque preocuparse. Hay dos cosas que se les pueden caer encima si una zombie intenta tener una relación amorosa con ellos. Algo que  no sería agradable ni siquiera para un lactante. Aquí el “baile de a guincha” también puede funcionar.

En tercer, y último, lugar. Ya, estamos condenados. Ya tiramos con el zombie y eso solo explica amor. Porque ni curados ni drogados la hubiéramos hecho. Así que, nuestra mente enferma nos lleva a tener una relación con el susodicho. ¿Cómo llevar a cabo esa relación?

Primero podemos reza por perder el sentido del olfato. Sacar unos cuantos cerebros y aprender como cocinarlos pa compartir un rato y bueno…No sé que más.

Pero la cosa es que los zombies son románticos y los vampiros brillan… ¿Qué sigue ahora? ¿Una peluquería para hombres lobo?

Opine.

5 comentarios:

Unknown 24 de enero de 2012, 23:40  

cada vez me sorprende más la forma en que funciona tu cerebro xDDD
Notable comentario en todo caso, no creo q seas la única que piensa en lo mismo al escuchar de esa película xD

Momio 24 de enero de 2012, 23:43  

yo igual me metería con una zombie, hay que experimentar cosas nuevas siempre, es la ley del a vida

entre el cielo y un cementerio 25 de enero de 2012, 0:10  

Jajajaja, muy buen comentario y demasiado grafico para mi gusto ( con la mala idea de leer comiendo e imaginarse todo... obvio q hasta ahi nomas llego la comida)

Bueno, pero con respecto al post, concuerdo mucho con tus palabras y creo que definitivamente a hollywood, se le acabo la imaginación... habiendo tanto ser sobre natural por el mundo, ¿porq mierda un zombi???... porq un Zombie??? creo q definitivamente algo falla aqui... algun cerebro aqui no esta funcionando...

Saludos.

Gavriel 25 de enero de 2012, 15:53  

No se me antoja, pero es que tambien conosco cada pervertido que doy el beneficio de la duda, al final existe la necrofilia y esto es igual que con un vampiro pero este se cae de maduro.

Y felicidades por su reciente matrimonio, que le vaya excelente en esta nueva etapa de la vida.

Lucho Reyes 4 de febrero de 2012, 17:00  

Los zombies están hechos para dispararles, punto. Aparentemente también el autor y director del filme son para llenarlos de plomo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  © Blogger template 'Grease' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP